detox

Venga ya.

Después de grabar vídeos, colaborar en la radio o en artículos de prensa, hacer hilos de twitter, intervenir en televisión, desmontar los shots con carbón activo y otras pijadas de Mercadona, ¿es necesario que siga dando la matraca con (contra) los batidos detox?

Pues parece ser que sí.

Porque a pesar de ese historial, todavía hay quién piensa que pueden ser una buena opción para tomar frutas y verduras así, sin enterarte ni “sufrir” (¿en serio todavía hay personas para las que comer hortalizas es un castigo?)

Allá vamos (y que sea la definitiva).

Un repaso rápido a los batidos detox

Te lo voy a poner fácil.

Si quieres ver un resumen rapidito de lo que pienso, puedes ver este vídeo que grabé para El Mundo.

Y si te apetece algo más “dinámico”, aquí te dejo un mini debate en el que participé en Espejo Público de Antena 3.

detox video A3

O, si lo tuyo son los datos rápidos, tienes un montón en este hilo de twitter.

detox hilo twitter

¿Todavía quieres más? Tus deseos son órdenes, sigue leyendo.

Promesas que no valen nada, nada, nada, nada

Hay que reconocerles que en marketing sacan sobresaliente “cum laude”.

Botellas de diseño, urbanas, modernas, ideales para millenials y personas con una vida activa y cool.

Tipografías de ensueño y colores para subir a Instagram, que son preciosísimos.

Y palabras destacadas como “beneficios”, “el poder de (pon el ingrediente exótico que más te guste)”, “con antioxidantes”, “apto para veganos”.

Pero, ¡por Zeus!, si hasta destacan que no están pasteurizados, como si los tratamientos de conservación fuesen el eje del mal.

detox no pasteurizado

Aquí me paro un momento, que me toca mi corazoncito tecnólogo.

Algunos de los que se venden envasados no están pasteurizados, pero sí están tratados por altas presiones (tecnología HPP).

Que es un tratamiento de conservación que está muy bien y puede tener ventajas en los zumos, porque destruye los microorganismos patógenos y evita cambios en las propiedades sensoriales.

Pero lo que exige la legislación es que se indique el tratamiento específico al que ha sido sometido en todos los casos en que la omisión de tal información pueda inducir a engaño al comprador.

Poner “Tratado por altas presiones” está bien, da información.

Poner en grande “No pasteurizado” ya suena un poquito a tratar de generar rechazo en el consumidor hacia esta tecnología.

Pero que te quedes con una idea: los zumos están tratados para eliminar los patógenos.

Que una cosa es manipular al consumidor con la “tecnofobia”, y otra provocarle una intoxicación alimentaria. No matemos a los clientes.

Una vez superado el atractivo innegable de su envase, ¿qué nos prometen las dietas, productos y batidos detox?

Para rodearse de un halo de producto saludable (no vayas a pensar que es un negocio al que tu salud le importa un pimiento), usan el reclamo de producto “healthy”, “verde” y hasta “ecológico”, que también les preocupa el medio ambiente.

Aunque, como todos sabemos, su público diana son personas que quieran bajar de peso, y ese es su mensaje más o menos implícito. Eso sí, adelgazar de forma saludable (que ya estamos hartos de dietas milagro, oiga).

¡Ja! La dieta milagro que se contrapone a las dietas milagro. Para entrar en bucle.

Para ello se valen de un mensaje absurdo de principio a fin desde el punto de vista fisiológico: se supone que nuestro cuerpo va acumulando toxinas y llega un punto en que necesita una ayudita para recuperar su equilibrio y bienestar.

Como ya se han encargado de subrayar en Maldita.es, nunca se especifica qué tipo de toxinas podemos eliminar gracias a la ayuda impagable (bueno, sí que la pagas) de estos productos: ¿se refieren a tóxicos ambientales?, ¿venenos?, ¿drogas?, ¿alcohol?, ¿metales pasados?, ¿toxinas alimentarias?…

Porque el caso es que, efectivamente, a nuestro organismo pueden acceder productos indeseables, pero ya tenemos órganos que se encargan de procesarlos y eliminarlos, siempre que hablemos de personas sanas: intestino, piel, pulmones, riñón y, fundamentalmente, el hígado.

Si no funcionan, necesitaremos ayuda médica o moriremos. Ya está. Un batido no te va a salvar la vida.

Y aquí vamos al segundo punto crucial ⬇

 ¿Qué significa que las toxinas se metabolizan?

Pues que se transforman gracias a complejas reacciones bioquímicas que, además, son específicas para cada tipo de sustancia.

Así se obtienen compuestos más sencillos que pueden eliminarse.

Y la realidad es que a través de la dieta se pueden acelerar o retrasar estos procesos de metabolización, pero interactuan muchos factores propios del individuo (sexo, edad, estado fisiológico…) y del alimento (densidad energética, presencia de determinados compuestos…).

Por lo tanto, una mezcla aleatoria de frutas y verduras no sirve como “acelerador” de las reacciones de transformación.

Es más, la restricción calórica propia de este tipo de dietas precisamente actuaría en sentido contrario: retrasando estas reacciones.

No hay más preguntas, señoría.

¡Ay! Sí, sí que hay más cosas que señalar.

No debería hacer falta ya, pero quiero dejarlo claro por si escuchas el argumento de que “Como el hígado y los riñones trabajan para eliminar los desechos, tenemos que limpiarlos con estos productos detox”.

A ver, repito: la metabolización de las toxinas y otros productos de desecho consiste en transformarlos en compuestos más sencillos para eliminarlos.

El hígado y el riñón no son filtros ni mallas que los atrapen: transforman los compuestos indeseables y los eliminan. Punto.

Que algunos quieren hacernos creer que son como el filtro del lavavajillas, que después de no limpiarlo en años tiene toda la porquería acumulada y dan ganas de prenderle fuego antes que meterle la bayeta. Que no.

Vale, pero ¿es legal decir que purifican y desintoxican?

Pues tampoco. Es que estos chicos lo tienen todo.

Ya has visto cómo intentan convencerte de un sinsentido. Es una pura estrategia de marketing.

Pero además incumplen la legislación europea, porque la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria no permite el uso de conceptos como: purificación, detoxificación, depuración, eliminación urinaria, eliminación, favorecer la eliminación de toxinas…o similares

Y no lo hace por capricho, sino porque no hay ninguna evidencia científica que apoye semejantes declaraciones, como dejó claro en su opinión científica.

Por si fuera poco, también se salta la normativa española, concretamente el artículo 4 del Real Decreto 1907/1996 sobre publicidad y promoción comercial de productos, actividades o servicios con pretendida finalidad sanitaria, que prohíbe la publicidad de productos, materiales, sustancias, energías o métodos con pretendida finalidad sanitaria en los siguientes casos (entre otros):

  • Que sugieran propiedades específicas adelgazantes o contra la obesidad
  • Que pretendan una utilidad terapéutica para una o más enfermedades, sin ajustarse a los requisitos y exigencias previstos en la Ley del Medicamento y disposiciones que la desarrollan.
  • Que proporcionen seguridades de alivio o curación cierta.
  • Que hagan referencia a su uso en centros sanitarios o a su distribución a través de oficinas de farmacia.
  • Que pretendan sustituir el régimen de alimentación o nutrición comunes, especialmente en los casos de maternidad, lactancia, infancia o tercera edad.
  • Que atribuyan a determinadas formas, presentaciones o marcas de productos alimenticios de consumo ordinario, concretas y específicas propiedades preventivas, terapéuticas o curativas.
  • Que utilicen el término «natural» como característica vinculada a pretendidos efectos preventivos o terapéuticos.
  • Y, en general, que atribuyan efectos preventivos o terapéuticos específicos que no estén respaldados por suficientes pruebas técnicas o científicas acreditadas y expresamente reconocidas por la Administración sanitaria del Estado.

¿Qué dicen las entidades de referencia sobre este fenómeno?

Pues que no tiene evidencia científica, es puro marketing y puede tener efectos adversos.

Eso piensan organizaciones como Dietitians of Canada, the Association of UK Dietitians y hasta el National Center for Complementary and Integrative Health (es decir, el organismo dependiente del Gobierno de EEUU que investiga sobre las prácticas y productos que “no se consideran parte de la medicina convencional”).

¿Los batidos detox son seguros?

Y llegamos al quid de la cuestión.

Vale que no parecen cumplir lo que prometen, pero ¿son una buena opción para incorporar frutas y verduras en la dieta?, ¿aportan los beneficios de estos alimentos?

Otra vez NO.

Y no solo no vas a obtener sus efectos positivos, sino que pueden tener efectos adversos.

Te lo cuento desde distintas perspectivas:

1-. Nutricional

a-. Efecto halo: se puede pensar que equivalen a raciones de verduras o frutas enteras o que contrarrestan una dieta desequilibrada o un estilo de vida poco saludable.

La consecuencia es que no incorporamos los hábitos que realmente nos conducen a mejorar nuestra salud.

Hasta el punto de que algunas de las empresas que las comercializan advierten de que “Durante tu terapia détox realiza ejercicios de intensidad baja-moderada, siempre y cuando tengas el hábito de hacer deporte”

detox deporte

detox deporte 1

¿Una dieta con la que no puedes hacer ejercicio? No parece una buena pauta para adquirir hábitos saludables.

b-. Son muy restrictivas y eliminan grupos completos de alimentos.

En regímenes de adelgazamiento estrictos pueden ser deficitarios en micronutrientes y se presentan síntomas típicos de las dietas de muy bajo contenido calórico (náuseas, deshidratación, dolor de cabeza, debilidad, alteración de la microbiota intestinal, alteraciones electrolíticas…).

Eso sí, pueden incluso tratar de convencerte de que esos síntomas son porque estás eliminando toxinas. En serio.

detox sintomas

Por su bajísimo aporte calórico (menos de 800kcal/día), se corresponden con lo que se clasifica como “Dietas de muy bajo contenido calórico DMBC”. Se usan en la práctica clínica y SOLO deben usarse en la práctica clínica.

En relación con las DMBC, las  Recomendaciones nutricionales basadas en la evidencia para la prevención y el tratamiento del sobrepeso y la obesidad en adultos (Consenso FESNAD-SEEDO) indican que La utilización de este tipo de dietas requiere una estrecha supervisión médica, ya que pueden dar lugar a efectos adversos gravesY solo deben emplearse en determinados pacientes muy concretos.

Claro, que las empresas que los venden no son tontas, y ellas mismas sugieren o advierten de que sus “programas desintoxicantes” deben seguirse un máximo de 10 días.

Una vez más, no quieren acabar con sus clientes (se agradece).

¿Adelgazan? Pues claro que adelgazan. Porque no comes.

c-. Se pueden presentar interacciones con medicamentos.

A pesar de la falacia que apunta a que lo natural es buenísimo (en contraposición a lo sintético), determinados nutrientes pueden interferir con la absorción o el metabolismo de los fármacos.

Especialmente cuando se consumen en grandes cantidades (como es el caso).

Las personas medicadas deben tener mucho cuidado con este tipo de dieta.

d-. No hay efecto saciante porque no hay masticación y se elimina gran parte de la parte más fibrosa.

Siempre es preferible consumir los alimentos enteros que en zumos o licuados (tal como indica la postura del Grupo de Revisión y Posicionamiento de la Asociación Española de Dietistas-Nutricionistas -ahora Academia Española de Nutrición y Dietética-)

Porque un zumo no equivale a la fruta entera. Ya te lo han dicho por activa y por pasiva, pero te dejo este artículo de mi compañero Julio Basulto en la sección  #NutrirConCiencia de Materia Ciencia, medio en el que yo también colaboro.

2-. Seguridad alimentaria

La EFSA los incluyo en 2015 y 2016 en la lista de riesgos emergentes por varios motivos:

a-. Concentración de oxalato: el ácido oxálico aparece de forma natural en algunos alimentos de origen vegetal.

Por ejemplo, son ricos en oxalato (>10mg/ración) las espinacas, escarolas, canónigos, apio, col, puerro, frambuesa, grosella, fresa, arándano o el kale.

Consumidos en ensaladas o en preparaciones culinarias convencionales no suponen un problema, pero sí cuando lo hacemos en batidos, por varias razones:

  1. Se ingieren crudos: el 87% del oxalato se destruye en el cocinado.
  2. Consumido en ayunas se incrementa la absorción de oxalato
  3. Las cantidades de vegetales que contiene cada batido o zumo es mucho mayor que la que se consumiría a partir de verduras o frutas enteras.

Los efectos adversos del ácido oxálico son los siguientes:

1-. Si se consumen por encima de 180mg/día puede producir litiasis renal  (piedras en el riñon): 1 ración de 250ml de batido excede esa cantidad. .

2-. Interfiere absorción micronutrientes: calcio, hierro, potasio y sodio.

La EFSA considera que la ingesta de 2 litros diarios (ración habitual en estos planes) supone un riesgo de pérdida de minerales y de cálculos renales.

b-. Incremento consumo de nitrato: al igual que en el caso del oxalato, las verduras de hoja verde presentan nitrato de forma natural.

En el intestino se produce una reacción de reducción del nitrato a nitrito que produce cambios en la hemoglobina (matehemoglobinemia): la hemoglobina transporta oxígeno, pero no lo libera en los tejidos y aparece cianosis (piel de coloración azul).

Afecta especialmente a niños de corta edad.

¿Debes preocuparte si consumes estos vegetales habitualmente (no en forma de zumos)?

No. Pero sí que hay unas recomendaciones de AECOSAN que pueden ser útiles a la hora de preparar alimentos para los niños.

c-. Contaminación microbiana

La EFSA considera que puede haber riesgo de contaminación con patógenos.

La razón es que se usan vegetales crudos y por lo tanto deberían extremarse las medidas higiénicas:

Así que el reclamo “Sin pasteurizar” que aparece en el etiquetado, en lugar de atraer consumidores deberían hacer que huyesen.

Pero, como ya te he dicho, las empresas que los venden envasados no están locos y sí aplican un tratamiento tecnológico para conservar estos zumos.

Otra cosa es que lo compremos en un establecimiento de venta directa al consumidor final, como cafeterías, restaurantes, o bares en los que lo elaboran ellos mismos.

Aquí el riesgo dependerá del conocimiento que tengan los trabajadores de cuáles son las condiciones de manipulación higiénicas de las frutas y verduras crudas (cruza los dedos).

Así que, si después de todo sigues queriendo hacer tu plan detox o incorporar estos zumos a tu dieta, al menos ten una precaución: no se los ofrezcas nunca a mujeres embarazadas o lactantes, niños, ancianos y personas inmunideprimidas.

3-. Precio

Vamos a lo que duele, el bolsillo.

Te doy un dato: los zumos elaborados más baratos están en torno a 7€/litro.

También encuentras planes más premium de 10 días que te hacen precio por ser tú: 180€ (a 9€/litro) o planes de 1 día a 50€ (es decir, a 25€/litro).

Si vamos a los ingredientes típicos de estos zumos encontramos que un kilo de espinacas cuesta entre 1-1,5€/kilo.

El apio o las peras no llegan a 2€/kilo.

El kale es más caro, que para eso es tendry, pero con un kilo (5€) te haces unos cuantos batidos. Y si te dejas de modernidades y te vas a la berza normal y corriente, pues eso que te ahorras (a 3,5€/kilo).

Vaya, que desde el punto de vista meramente económico, es un timo. Con todas las letras (a menos que creas que el bonito envase bien vale la plusvalía).

Entonces, ¿por qué tienen tanto éxito?

Porque son lo que muchos consumidores desean creer: un producto fashion, que se relaciona con la salud y el bienestar, asociados a la imagen de personas conocidas a las que la gente admira y con características físicas que se quieren emular…

detox gisele bunchen

Porque se aprovechan del sentimiento de culpa por los excesos cometidos.

Porque se asocian a pérdidas de peso y parecen una forma fácil de conseguir un determinado patrón corporal.

Y porque, para más inri, a veces son promocionados por sanitarios (médicos, dietistas-nutricionistas, farmacéuticos…). Y aquí tenemos un verdadero problema que merece un artículo entero: el de los profesionales que, ejerciendo la mala praxis, utilizan el prestigio de su carrera para avalar productos que ellos mismos saben que son un fraude.

En todos los sitios cuecen habas: la mayoría de los sanitarios están comprometidos con su profesión y su código deontológico y nunca irían en contra del interés de la población general o de sus pacientes. Y una pequeña parte tiene conflictos de interés y te venden batidos detox, homeopatía o tratamientos cosméticos para adelgazar.

Si un sanitario avala uno de estos productos, lo que está haciendo es desprestigiar su propia imagen, no avalar las propiedades de esos batidos.

No te engañes.

Los productos detox son el camino rápido, sí, pero para alcanzar dos destinos indeseables: la pérdida de dinero y la frustración.

leche cruda

Que no, que por ser “natural” no es mejor (y puede ser peligroso)

Como la leche cruda

Te lo cuento aquí

FacebookTwitterGoogle+LinkedInWhatsAppPinterestComparte

Beatriz Robles
Soy consultora de seguridad alimentaria. Trabajo con pequeños hosteleros y manufacturas alimentarias comprometidos con la calidad de su producto. Me ocupo de que la seguridad alimentaria de sus empresas sea más sencilla, práctica y acorde a su visión del negocio.
Para que tengan garantizada la seguridad del alimento que ofrecen y empleen su tiempo en dotar a sus productos de un valor extraordinario que conecte con los gustos y emociones de sus clientes.

Puedes encontrarme en Facebook, Twitter, Google + y Linkedin

FacebookTwitterGoogle+LinkedIn

 

Miembro de:

seguridad-alimentaria-l-dietetica-sin-patrocinadores
seguridad-alimentaria-l-acta-cl
seguridad-alimentaria-l-alcyta

Descárgate mi guía “Los 5 errores de seguridad alimentaria que no sabías que estabas cometiendo y cómo evitarlos para tener un negocio seguro”


He leído y acepto la política de privacidad
  • Los datos de carácter personal que me facilites serán tratados por Beatriz Robles Martínez como responsable de esta web.
  • La finalidad de la recogida de tus datos es enviarte la información que me solicites, gestionar las suscripciones al blog y moderar los comentarios.
  • Al marcar la casilla de aceptación estás dando tu consentimiento explícito para que pueda tratar tus datos conforme a mi política de privacidad.
  • Los datos que me facilitas están ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., como proveedor de hosting y son comunicados a Mailrelay (CPC SERVICIOS INFORMATICOS SL), que es la plataforma de envío de boletines.
  • Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación, supresión y cualquier otro recogido en la política de privacidad mediante comunicación postal o a través del email info@seguridadalimentariaconbeatriz.com
  • Puedes consultar toda la información sobre la protección de tus datos personales en el apartado política de privacidad de mi página web.
8 comentarios
  1. Javier Santos Dice:

    Qué pena que en esas intervenciones exprés en la televisión al final quede una sensación de poca claridad. Y eso que tú lo dejas claro como el agua, pero con el escasísimo tiempo, y los comentarios de otros participantes sin réplica… Como no, al final, salen los mayas y aztecas 🙂
    Muchas gracias por tu trabajo, todas tus aportaciones son muy claras y didácticas.
    Saludos
    Javi

    Responder
    • Beatriz Robles
      Beatriz Robles Dice:

      Gracias Javier. Sí, siempre estamos escasos de tiempo y necesitaríamos turno de réplica para explicar que no hay superalimentos, que estamos dispuestos a pagar por determinados productos porque son exóticos (los garbanzos pueden ser mejores, pero no son fashion)…

      Pero seguiremos dando tanta caña como podamos para que los consumidores tengan información veraz.

      ¡Un abrazo!

      Responder
  2. Fumanal Campo Dice:

    Buenas tardes.
    Agradezco tu determinación al hablar de este “moderno” tema. Yo creo que no nos hace falta tanto DETOX sino mas sentido común.
    Soy agricultor y ganadero, cada instante de nuestro trabajo está, desde la lejanía de las ciudades, puesto en duda por parte de vegános, animalístas, lactófobos y otras cien nuevas religiones mas, que nos dicen lo que tenemos que hacer y comer, bajo el criterio que se acomoda a su causa. ¡¡Que majos!!.
    Gracias por el articulo.
    Un saludo. Antonio

    Responder
  3. Antonia María Vicens Garau Dice:

    Buenos días, Beatriz:
    Te sigo desde hace tiempo (más o menos un año). En primer lugar, enhorabuena por tu trabajo.
    Te escribo porque yo también me dedico al asesoramiento agroalimentario. Uno de los trabajos que he realizado es la elaboración de etiquetas de unos zumos licuados en frío que elabora un pequeño establecimiento local. Uno de los aspectos que más me ha llamado la atención es la elevada cantidad de vitamina K que presentan los zumos verdes (con kale, espinacas, apio o menta). Sé que esta vitamina contribuye a la coagulación de la sangre, pero no sé bien si un exceso de la misma es perjudicial para la salud (va a ser que sí). El tema podría servir para un próximo artículo.
    Esperando una nueva comunicación semanal, recibe un cordial saludo de una seguidora.
    Antonia.
    P.D. Estoy a tu disposición para lo que necesites o para cualquier consulta (aunque yo no soy nutricionista, soy química, me interesa mucho la nutrición y la alimentación).

    Responder
  4. Maria Z. Dice:

    Buenos dias
    Qué mérito tiene lo que haces Beatriz Robles
    Muchas gracias por ser tan clara y tan honesta
    Gracias por la aportación de valor y por lo que se aprende con lo que comunicas.

    Responder
    • Beatriz Robles
      Beatriz Robles Dice:

      Muchas gracias, María. Me hace mucha ilusión que te guste mi trabajo :). Gracias también por tomarte la molestia de dejarme un mensaje (que sé que vamos todos como locos y es un esfuerzo).
      ¡Un abrazo!

      Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Los datos de carácter personal que me facilites serán tratados por Beatriz Robles Martínez como responsable de esta web.
  • La finalidad de la recogida de tus datos es enviarte la información que me solicites, gestionar las suscripciones al blog y moderar los comentarios.
  • Al marcar la casilla de aceptación estás dando tu consentimiento explícito para que pueda tratar tus datos conforme a mi política de privacidad.
  • Los datos que me facilitas están ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L., como proveedor de hosting y son comunicados a Mailrelay (CPC SERVICIOS INFORMATICOS SL), que es la plataforma de envío de boletines.
  • Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación, supresión y cualquier otro recogido en la política de privacidad mediante comunicación postal o a través del email info@seguridadalimentariaconbeatriz.com
  • Puedes consultar toda la información sobre la protección de tus datos personales en el apartado política de privacidad de mi página web.